Ruta Las Viñas

  • Distancia: 16 km
  • Tiempo estimado: 5 a 5:30 horas
  • Dificultad: alta
  • Salida: Pilón del Matadero
  • En servicio: octubre 2013

Ruta Las ViñasEn esta ocasión los pinos dejarán paso a tierras de cultivo, a olivos, higueras, encinas y viñas, mostrando las formas de vida que no hace tanto tiempo sustentaban la economía hoyanca, estrechamente vinculada al trabajo de la tierra. 

La toponimia acierta a mostrarnos esta variedad bautizando los lugares por sus usos  y características arbóreas: Los Higuerales, Viñalajara, Los Morales, El Higuerón, El Fresnazo, o La Mojonera. Los tordos, estorninos y rabilargos siguen realizando su trabajo en estas antiguas tierras de labor, buscando alimento y cobijo.

El río Sotillo será visita imprescindible para deleite de quien guste del sonido del agua y la tranquilidad de un bosque alejado del ruido y el tránsito de gente. Hay quien, si tuviera que elegir un rincón de este municipio, se quedaría sin dudarlo con este, quizás por la combinación de agua,  prado, bosque y la majestuosidad del risco Peña Halcón. Allí habitan buitres y águilas, como guardianes de las alturas y “del tesoro del moro” que, según cuenta la leyenda, aún sigue allí escondido.

Habrá ocasión de cruzar el río Sotillo por un rudimentario y caprichoso puente construido con una lancha de piedra, que nos permitirá llegar a la desembocadura del arroyo de El Majo y la mina que se conoce con mismo nombre. 

La mina de El Majo se ubica en una bella zona de umbría, de pinos desgarbadamente altos y majestuosos. Escondidos en sus entrañas encontramos los restos de una antigua explotación de plomo, zinc y plata que hoy sirve de pequeño y perfecto ecosistema a multitud de animales, de los que podemos reseñar de manera especial la diversidad de murciélagos que en ella habitan y a los que se prohíbe molestar en épocas de hibernación.

Dentro del rico muestrario de lugares que incluye este paseo no podemos pasar por alto el Risco del Higuerón o del Tigre, al que llegaremos por el camino del Fresnazo, y que resulta de interés por sus hermosas vistas y por ser asentamiento de buitres, lo que permite ver el ir y venir de estas aves sin dificultad. 

Finalizaremos la ruta con una pequeña muestra de una antigua calzada romana que se conserva junto al puente del arroyo de La Peguera y que representa uno de los restos arqueológicos más cercanos a la localidad.